chocolandia

23/06/2015

Expertos descubren que el chocolate combate el cansancio crónico

Es un mal contemporáneo estar siempre cansado. Pero ahora resulta que el chocolate amargo, gracias a sus antioxidantes, despabila y levanta el ánimo. ¡A darse los gustos!

¿Te levantás cansado, sintiéndote letárgico por varias horas y sufrís de bajas de energía hacia la tarde? Una reciente encuesta británica buscó las respuestas a este problema de gran alcance, y se plateó soluciones al agotamiento crónico y a la fatiga. Las causas más comunes son falta de descanso, demasiado café y bajos niveles de hierro en sangre. ¿Pero y los antídotos, cuáles son?

La encuesta, conducida por el Consejo Nacional de Hidratación inglés (sí, esa institución existe, en serio), reveló que la deshidratación y falta de nutrientes cansa. Y la experta Isabella Sullivan compartió sus soluciones. ¿Cuál es la número uno? El chocolate. Negro. Son sus antioxidantes los que nos disparan las endorfinas, nos ponen más alertas y nos levantan el ánimo.

Claro que el té de jengibre, respirar profundo o los discursos motivacionales ayudan mucho; Antonia Cook, otra especialista, recomienda consumir polvo de maca, que proviene de una raíz peruana y está llena de vitamina B. Pero todos los especialistas coinciden que uno de los elementos más potentes es el chocolate oscuro, de más de 70 por ciento de cacao. Es un estimulante natural que por naturaleza nos coloca fisiológicamente en un estado de felicidad.

Charlotte Watts, otra especialista en nutrición, sugiere que visualicemos luz, dado que eso despierta al cerebro de un modo amable, alimentando las ganas de empezar el día luminosamente. Y recomienda frotar el paladar con la lengua para despertar los nervios que van directo al cerebro.

Los caminos al bienestar son variados, pero la buena noticia es que incluyen chocolate. Y, partiendo de ahí, todo es más fácil.

COMENTARIOS

Atención al cliente [+ 54] 11 4641 1703  |  Horario de atención: Lun a Vie de 8 a 12hs / 13 a 17hs - Sáb de 8 a 12hs  |  Desarrollado porTHET